¿Vos te das cuenta el enorme valor de tener una mamá pescadora? Pensá: se consiguen mucho más fáciles los permisos y unos pesos para ir a pescar; te entiende cuando volvés con la cara por el piso por no haber pescado nada; te prepara la vianda sabiendo qué te gusta y no esa repugnante pizza barata que llevan tus compañeros; en la cena podés hablar con ella de señuelos, cañas y reeles en lugar de la novela o la clasificación de Argentina al Mundial de Fútbol;  para tu cumpleaños seguro ligás algún artículo de pesca y, oh, casualidad, justo el que te hace falta (después, prestáselo, eh). Y hablando de regalos…

El domingo 15 de octubre es el día de la madre. Una cosa de locos trasladarlo justo para el medio de un fin de semana largo, donde vamos a pescar con los vagos del club, pero, volvemos a las ventajas de una mamá pescadora, ella te entiende y te dice: “hijo, viajá tranquilo, todo el año estás conmigo”.

Ahora con una mamá así, ¿qué le vas a regalar? ¿Una infamante licuadora? ¿Una ropa a medias con tu hermana, que la única que queda bien es ella porque, obviamente, la eligió? No. Plano tiene productos excelentes para las madres. Cajas de pesca de colores relacionados con las damas, estés o no estés de acuerdo, y unos bolsos espectaculares, de dos tipos: finos, casi como si fuera una elegante cartera, y de formato convencional, con mucho espacio de guarda pero en tamaños acorde con lo que puede llevar una dama en una salida de pesca.

Así que si querés devolverle a la que te dio la vida algo, una ínfima parte, de lo que ella hace por vos, salí corriendo a la casa de pesca y sorprendela el domingo. Si los genes de la pesca te vienen por su lado, no tengas duda de que le encantará el regalo. Madre hay una sola; Plano, también.

Néstor Saavedra

Foto apertura: Lance Cpl. Scott W. Whiting