¿De dónde proviene el nombre de los anzuelos O’Shaughnessy?

Limerick es una ciudad irlandesa a orillas del río Shannon. La abundancia y calidad de los salmones hizo que se instalaran en ella varios fabricantes de anzuelos desde el siglo XVIII. Daniel O’Shaughnessy fue el más famoso de su época, ya en el primer cuarto del siglo XIX. Su fábrica la heredó su hijo John, pero no se dedicó a producir. Le siguió un tal Robert O’Shaughnessy, de la calle George y, posteriormente William y Michael Selles continuaron con la fabricación siguiendo su técnica. Este último aún vivía cuando Maurice Lenihan publicó, en 1866, Limerick: Its History and Antiquities.

Este libro señala que los anzuelos que llevaban ya este nombre irlandés se hacían con acero fundido por Sellers of Croom y la clave estaba en que la temperatura que se empleaba era la correcta, ni mayor ni menor. En tanto, la fábrica de anzuelos le daba la forma en caliente. Por entonces ya tenía imitadores en Inglaterra que había desprestigiado a la marca por la pobre calidad de sus productos.

Izaac Walton, en su pionero libro The Complete Angler, de 1847, los menciona como los preferidos por el pescador Humphy Davy.

Con el paso del tiempo y por extensión tomaron este nombre ciertos anzuelos forjados, fuertes y de curva firme, que no se doblan ni pierden su clásica forma. Distintas marcas adoptaron este formato y Gamakatsu no se quedó atrás, pues desde hace años ofrece este tipo de anzuelo popular, con rebaba y ojo, probado durante mucho tiempo y utilizado para una amplia variedad de peces de agua dulce y salada.

A nuestro país importamos una gran variedad de Gamakatsu O’Shaughnessy  de tamaños que van del 8 al 10/0, de modo que quedan cubiertas todas las expectativas de los pescadores que usan carnada natural, para pescar pejerrey, tararira, dorado, surubí, lenguado, lisa y variada de río o de mar. Pedílos en tu casa de pesca amiga.