La “gomita” del verano

A partir de septiembre u octubre y hasta que retornan los días frescos, muchos pescadores de las redes sociales me consultan sobre “gomitas para pescar tarariras”. Atento a la realidad de sus bolsillos, y el mío, no recomiendo por recomendar ni por amiguismo, sino solo aquellos señuelos que probé y rindieron conforme a lo que esperaba. Por eso, pensando en que aún quedan un par de meses buenos para pescar tarariras me atrevo a decir que la novedad “blanda” que rompió con todos los moldes esta temporada es el Gozio Intruder.

¿Por qué? Primero porque me demostró que las tarariras gustan de él. Se debe, según mis sospechas empíricas, a la acción de su cola, en forma de ce mayúscula, la cual todavía puede causar más acción si se la corta (pueden ver cómo hacerlo en https://techtackle.com.ar/como-duplicar-la-cola-de-un-gozio-intruder/).

Además tiene el cuerpo angosto y blando, lo que hace que el pez lo meta bien en la boca y que la punta del anzuelo offset, escondida para no engancharse, enseguida salga y se clave. Para ello aconsejo usar los Yum con cuerpo de plomo en medida 6/0. Si necesitás que no se hunda tanto, lo recogés más rápidamente.

Volviendo a pensar en el bolsillo, otra virtud: la goma es sumamente resistente, con lo que aguanta muchas mordidas y estiradas sin problemas. Como todos los señuelos de goma, llevalo aparte sin mezclarlo con otros y protegelo a la sombra cuando no lo usés (por ejemplo, dentro del bolso o caja de pesca). Una contra: si las tarariras son chicas, es un artificial un poco grande y suelen morderle la punta de la cola, con lo que es casi imposible clavarlas. Pero, dentro de poco, habrá novedades, según me dijo un pajarito o, mejor, una tararira asustada.